sábado, 3 de diciembre de 2011

COMO DECÍAMOS AYER. . .

jueves 24 de septiembre de 2009

LA VERDAD CON TODA EL ALMA


Es preciso explicar por qué razón hemos denominado nuestro blog así. Fue el filósofo de la Grecia Antigua, Sócrates, tal como lo cuenta su discípulo Platón, quien exclamó sin poder contenerse ante sus alumnos:"!HAY QUE DECIR LA VERDAD CON TODA EL ALMA!" Con esto quiso enseñar que el valor supremo de la humanidad es la verdad, como la conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente. O también, conformidad de lo que se dice con lo que se siente o piensa.
La verdad es, entonces, la piedra fundamental de cualquier sociedad. Contrario sensu, la mentira o falsedad son lacras que destruyen a los hombres y traen la ruina a las comunidades. Por eso los grandes pensadores y líderes en la historia de la humanidad enseñaron y predicaron el cultivo de esta virtud como base de la paz y la justicia. Jesucristo, Lao Tze, Mahoma, Marx, profundizaron en el descubrimiento de la verdad de las cosas y de los acontecimientos. Hubo civilizaciones en las que la práctica de la verdad era la base de la moralidad. Esto se dio, por ejemplo, en el Imperio de los Incas. Entre las tres máximas morales que regían la vida de los habitantes del Tahuantinsuyo, estaba el "NO MENTIR", esto es, decir siempre la verdad. Los infractores eran drásticamente castigados.A algunos falsarios se les cortaba la lengua y a otros, se les quemaba los labios.
Con el advenimiento de los invasores bárbaros de Europa, la moralidad incaica fue destruida y se impusieron todos los vicios opuestos: el robo, la ociosidad y la mentira eran practicados por los españoles y contagiados a los aborígenes. Si analizamos la realidad peruana actual, podemos apreciar que estos defectos de conducta, no solamente no han disminuido, sino que se han desarrollado de tal forma que, según las encuestas, los mismos peruanos estamos convencidos de que somos un pueblo de ladrones, ociosos y mentirosos. Triste y fatal herencia de la que no hemos sido capaces de librarnos en casi 200 años de vida republicana. Precisamente, fruto de la costumbre universal de faltar a la verdad, es la corrupción que hoy es el problema más grave de nuestra nación. La corrupción se ha enquistado en todos los escalones de la vida cotidiana, desde la Presidencia de la República, hasta los niveles más bajos de la sociedad. Por eso en este blog vamos a decir siempre la verdad, buscándola, investigándola y denunciando a los políticos y medios de difusión que engañen al pueblo con falsas promesas, informaciones, y demás hechos delictivos, ante la cercanía de las elecciones municipales, regionales y presidenciales. Estaremos al tanto de las noticias diarias para discriminar aquellas que se ajusten a la realidad, de las que mientan y traten de engañar a los lectores y desorientar a la opinión pública. Con la verdad no ofendo, ni temo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario